Mendoza muestra su poder en el ligero noqueando a Avetisian y Jon Fernández logra su octava victoria con sexto KO consecutivo en Mendizorroza

17.04.2016 18:22

Nota de prensa enviada por Euskobox

Exito de público para una velada que programó buen boxeo y excelente K1 en Vitoria

Más de 1.500 personas en el vitoriano Polideportivo Mendizorroza para disfrutar con sus ídolos locales: el luchador Sergio "Dinamita" Sánchez y el boxeador Nacho Mendoza. Respaldados por otras figuras como el invicto boxeador vizcaíno Jon Fernández, que atrajo a un buen número de incondicionales, y el luchador Hamid Sariri.

Nacho Mendoza (32 años, ahora 41-12-2 , 25 KO) mostró su poder en el peso ligero desarbolando a Avetisian en 4 asaltos. El colombiano afincado desde hace más de una década en la capital alavesa cazó al georgiano en el abdomen en el segundo asalto. Avetisian, que salió al ring tirando manos y contragolpeando con peligro, recurrió a la experiencia. Sobrevivió al tercer round agarrándose y trabando Mendoza, lo que le costó un punto, pero no pudo pasar del cuarto episodio. En los tres asaltos precedentes ya había recibido dos cuantas y, cuando precisa la tercera, el árbitro paró el combate entre los aplausos del respetable y con el georgiano muy dañado. Decisión justa. Nacho estuvo rápido, dinámico y potente. De este modo se reivindicó y puso sobre el ring sus opciones en el peso ligero. 

Antes, en los 60 kilos, el etxebarritarra Jon Férnández (20 años, ahora 8-0-0 , 6KO) no dio opción a un Gachechiladze que bajaba mucho el centro de gravedad, y trató de golpear al cuerpo y lanzar peligrosos voleones de derecha. Fernández cada vez suma más ferocidad a la técnica, la precisión y la variedad de movimientos y series vistosas que le eran ya conocidas. Implacable, aplicó sus puños sobre el georgiano con fiereza. El KOT se produjo en el segundo asalto, cuando Gachechiladze ya había necesitado dos cuentas. Fernández no conoce aún sus propios límites y se encuentra ya a punto para combatir por los títulos.

En boxeo olímpico, la velada ofreció dos buenos cruces. En los 56 kilos, el argentino residente en el País Vasco, Sebastián Portunato, ganó a los puntos al vallisoletano Mohamed Admen tras tres asaltos brillantes en los que descolocó a su bravo rival. En los 61 kilos, el campeón de Euskadi del ligero, el estudiante de económicas getxoztarra Jon Núñez, y el mirandés Kevin Baldospino ofrecieron un combate de altísimo nivel denotando sus opciones de salto al pugilismo de pago. Alternativas continuas, desplazamientos brillantes, cruces de cuero durísimos, series, combinaciones, un duelo de poder a poder que las puntuaciones dieron a Baldospino.

En K1 profesional, el campeón de Europa en los 71 kilos, el vitoriano Sergio Sánchez, ganó a los puntos al andaluz Adam Martín, mientras que el marbellí Rubén Lee venció por KO al bilbaíno de origen marroquí Hamid Sariri. Hubo hasta otros tres combates más en distintas especialidades, incluyendo grappling femenino.

Tras la buena acogida de este evento, los organizadores valoran realizar otro de similares características en un recinto más grande de Vitoría-Gasteiz en octubre o noviembre.