JON FERNANDEZ DESTRUYO A AREVALO MEJIA EN MENOS DE TRES ASALTOS PARA CONQUISTAR SU QUINTO TITULO AYER EN PONFERRADA

16.09.2019 08:03

El también boxeador profesional bilbaino, Jon Jader Obregón, se impuso por unanimidad a su rival en cuatro asaltos en la misma velada, a pesar de lesionarse una mano

Había pasado la medianoche y hacía calor en el Pabellón Universitario de Ponferrada cuando sonaron los himnos que precedieron la disputa del WBC Latino esta madrugada. El boxeador bilbaíno, Jon Fernández, 24 años recién cumplidos, disputaba su quinto título tras haber cosechado el campeonato de España, el WBC Silver, el WBC Youth y en julio el EBU-UE. El WBC Latino puesto en juego ayer a 10 asaltos frente al mexicano Miguel Arévalo Mejía presentaba una novedad: era el primer título en el peso ligero (61.237 kilos , 135 libras). Jon abandonó el superpluma en agosto y quiere rankearse en el peso ligero. Entró directamente en el tiop-ten europeo de las clasificaciones de la EBU. En las clasificaciones de octubre estará más arriba.

 

Con la campana del primer asalto, Fernández ocupó el centro del cuadrilátero de Ponferrada. Trabajo de demolición con el jab de izquierda y series con las dos manos al cuerpo y la cabeza. El mexicano se desplazaba, trataba de quitarse el cuero de encima y embestía en cuanto Jon tomaba un respiro. Pero Arévalo se sentó por primera vez muy dañado. El ojo izquierdo tumefacto. En realidad no se sentó más veces. Las series de Fernández arreciaron en el segundo capítulo. El asalto concluyó con Arévalo cerrando la guardia con la espalda contra uno de los rincones neutrales. Al oirse la campana, el púgil de Tinín Rodríguez giró los talones para volver a su esquina. Arévalo cayó de rodillas. No pudo levantarse. Tuvieron que incorporarle sus segundos, que lo condujeron a su esquina.

 

El mexicano, a pesar de la oposición de sus segundos, retorno al centro de la tarima con la llamada al tercer round. Bravo, corajudo y dispuesto a quemar hasta el último cartucho. A los 30 segundos, el ojo tumefacto se había abierto por la ceja y se cerraba por el pómulo. El médico, requerido por el árbitro, dió un asalto más al azteca tras examinarle. No hizo falta. La siguiente avalancha de Fernández obligó a Arévalo a doblar la rodilla y el juez paró la contienda. Fernández presenta ahora una tarjeta con 19 victorias en 20 combates, 17 por KO. Un 89,5% de victorias antes del límite.

 

“Muchas gracias a mi equipo, a mi familia, a la afición y muy especialmente a Diego Vázquez, Mamba Fight y el Ayuntamiento de Ponferrada, que hacen un gran esfuerzo para levantar eventos como este. Me he encontrado muy bien sobre el ring. Ahora un descanso muy breve y a enfilar el siguiente objetivo. Gracias por los mensajes de apoyo”, dice Fernández.

JON JADER TAMBIÉN GANÓ EN PONFERRADA

 

Antes de Jon Férnández fue el también bilbaino Jon Jader Obregón (21 años) quien encandiló al público berciano y a la afición desplazada desde distintos puntos. Jon Jader había debutado en julio en Ordizia (Gipuzkoa), tras más de un centenar de combates como amateur y años en la selección española. Saladu su primer cruce en el pugilismo de pago noqueando a Altamirano en dos asaltos. El comienzo de combate de ayer frente a Miguel Aguilar, en el límite de los 70 kilos y a 4 rounds, llevó a pronosticar un final similar. El pupilo de Josito Idarraga en el Elite Sport de Bilbao, estremeció a su oponente con sus primeros golpes, curvos y rectos de derecha.

 

Pero el de Otxarkoaga se daño los nudillos de su mano derecha al final del segundo asalto. A partir de ese momento cambió la calidad y la técnica por la contundencia. De ese modo se anotó los cuatro asaltos en las cartulinas de los jueces. Jon Jader se anotá el 2-0 y tendrá que pasar revisión médica esta semana. Si todo va bien, volverá al cuadrilátero en poco más de un mes.


 

Más información, vídeos, fotos o contacto : 603 740 242