Fran Mendoza regresa a Ordizia, donde debuto como profesional hace un año, con 5 victorias en sus puños

09.07.2019 09:56

El joven noqueador colombiano residente en Vitoria-Gasteiz asegura sentirse “especialmente ilusionado” por retornar a la histórica velada de la localidad guipuzcoana

A Fran Mendoza le corre el boxeo por las venas. Hijo de un conocido preparador colombiano y hermano de varios púgiles, entre ellos el gran Natxo Mendoza, Fran tenía claro que quería pasar al boxeo rentado tras realizar una excelente carrera amateur que incluyó hasta ocho títulos nacionales y varios años de inclusión en la selección cafetera.

Su debut se produjo en julio de 2018 en la histórica Velada de Ordizia, que se celebra ininterrumpidamente desde 1952, y en la que han boxeado Urtain, Pedro Carrasco, Neches, Kid Tano, Paco Gálvez, Kid Bello, Poli Díaz, Sandor Martín o el propio Natxo Mendoza, bien en el campo de fútbol Arana o bien en el frontón Beti-Alai.

 

“Me hace especial ilusión volver al ring del frontón de Ordizia. Recuerdo mi debut, lo cariñosa que fue la gente, el ambiente. No lo olvidaré nunca. Fue un día muy especial para mi”, afirma el joven púgil de 22 años y que suma, desde entonces, cinco combates con otras tantas victorias, cuatro de ellas antes del límite. La última el pasado mes de mayo en el polideportivo Judimendi de Vitoria-Gasteiz, donde doblegó por KOT en tres rounds al experimentado venezolano Dionis Martínez.

 

Es probable que el público de Ordizia también recuerde a Fran Mendoza. El día de su debut derribó en tres ocasiones, la última fulminante, al hondureño Edwin Barrera en dos asaltos. “Fran disponía de una base física impresionante y de una dotación técnica muy importante. Y ha ido mejorando y adaptándose muy rápido al boxeo profesional. Le pesa mucho la mano y está haciendo unos combates espectaculares”, asegura el entrenador y mánager de Mendoza, el gasteiztarra José Luis Celaya.

 

El boxeador completará su primer año con media docena de combates disputados como profesional, la mitad de ellos a la distancia de seis asaltos. “Me siento cómodo con el vendaje duro y los guantes pequeños. Lo prefiero al material con el que peleaba antes. Y me cuido y entreno fuerte, no me cuesta completar los seis rounds como cuando me enfrenté a Cristian Narváez”, señala Mendoza.

 

“Estoy listo para completar un buen combate en Ordizia e intentar que la afición siga disfrutando. Los espero a todos en el Beti-Alai el 19 de julio”, concluye el boxeador.

 

La velada del 19 de julio en el frontón Beti Alai de Ordizia tendrá otro interesante cruce de boxeo profesional y buen boxeo olímpico, incluído un combate femenino. Entradas a precio único en este evento promovido desde hace más de medio siglo por el Boxing Ciclo Club de Ordizia.


 

Más información, vídeos, fotos o contacto : 603 740 242